A menos que enarbolemos la bandera de la cordialidad, todo se habrá ido al «garete»

doctorpoeta