PENDIENTES DE UN HILO

LAS AMARRAS ¿Cómo, pues, encontrar esa senda escondida que del fuego nos libre? Los pies, indecisos, se paran; a una racha de viento, claudican y se plantan, dormidos, en el borde del cruel precipicio; al calor y la sed se resignan pues, los yelmos, del soto quemado,...

MAQUINARIA

CON TODO RESPETO Siempre que mi presidente hace una declaración, o toma una decisión, me veo obligado a resetear mi atónito intelecto, entre otros motivos por el que creo más lamentable: por mucha atención e interés que presto, siempre me quedo  en “la luna de...

ESPERANDO LA RESURRECCIÓN

¡LEVANTAD LA LOSA! Florecerán las rosas tan sutiles a pesar de la escoria del parterre y la sombra de arbustos de espinos. Apremiante es renovar, con buena  tierra,los bancales donde crezca la sonrisa; ¡que agua clara, sea su riego, que el limpio sol sea...