¡Hola!
Soy Antonio

Amigos:

Ante todo, mi credencial: Soy Antonio C. Rodríguez Armenteros, aunque también respondo al nombre de doctorpoeta. Quizás esta palabra, pretenda aupar, (“tanto monta, monta tanto”), los dos sueños de mi existencia. La idea de mi hijo Paco, con motivo de comenzar a publicar, por estos medios, mis escritos, me ilusionó y gracias a vuestra amable acogida, se me menciona más con este cariñoso apelativo, que con mi propia filiación. Un placer digno de reverencia.

Doctorpoeta: doctor y poeta. La verdad es que habría sido más gratificante para mí o mejor dicho, más exacta, semánticamente, la acepción «pediatrapoeta», pero alabo el gusto de mi querido hijo por cuestión de fonética. En cualquier caso me llena de orgullo de identificarme con el genuino logotipo.

Pediatra: La población infantil y la adolescencia, siempre, han sido para mí,  objetivo de inquietud. Pensar que de mi actuación depende, una y otra vez, rescatar de la tristeza y recuperar le sonrisa de un pequeño enfermo, en mejor o peor estado, recuperar el optimismo de la familia y servirles un mejor amanecer, ha sido y seguirá siendo un sueño. Invoqué a Apolo, para que me fuera transmitido su saber y amparado por la eminencia de  Higia y Panacea, me impulsan en el día a día, para aplicar la mejor solución, si la hubiere, según mi mejor juicio.

Poeta: Ya, el propio ejercicio profesional, me lleva a convivir con el lirismo. Si bien, desde el punto de vista estrictamente literario, mi afición, aptitud o tendencia, arrancan, prácticamente, desde mis orígenes. En mi familia, siempre viví un afable ambiente de valores y sentimientos. Mi padre influyó en sus hijos para convencer con la razón y mi madre nos inculcó conmover con el afecto. ¡Qué gran  poetisa, mi madre, si sus poemas, aforismos u ocurrencias, se hubieran transmitido!.

Siempre escribí. Dejé constancia en la escuela, en mis juegos infantiles; luego en la adolescencia. Todo aquello, se perdió; o mejor dicho, no se recopiló. Paréntesis en los estudios, poca continuidad durante el ejercicio profesional, aunque pude publicar dos libritos: el primero, REFLEXIONES Y POESIAS, en 1.988 y más adelante, en 2002, ALGORITMOS DE MI EXISTENCIA, ambas ediciones se agotaron. Actualmente, retengo mucha producción guardada; mi musa, entusiasmada, me exige casi a diario, plasmar su inspiración, con la intención de dar a conocer nuestro mensaje y el ánimo de publicar todo cuánto se vaya realizando.

 

Un fuerte abrazo.

mi propósito-nuestro propósito

Mi objetivo, difundir mi obra literaria y social, así como todas aquellas aportaciones y consejos, que estime adecuados y oportunos, relacionados con mi actividad profesional.

Sensibilizado con los problemas del mundo y en particular, con quienes son más vulnerables a sus embates, propongo establecer una cuestación, libre y voluntaria, ofreciendo mi oferta literaria y creadora como moneda de cambio. Su objetivo, colaborar en lo posible, para paliar hambre, miseria e injusticia, particularmente de quienes más lo padecen: los inocentes niños y niñas pobres del orbe.

Mi Pasión