TALANTE

No me mires de reojo;

no hagas que, humildes,

mis ojos

se agachen cuando te vean.

Obviaré volver a hablarte

porque sordo es tu talante,

mas,

contra viento y marea

y aunque desairados sean,

lanzaré versos al aire

cuando oportuno lo crea.

doctorpoeta