A VIVA VOZ

Lloraré  el holocausto

de pasiones imposibles

y cantaré, a viva voz,

esas baladas de amor

que insonoricen

el murmullo del desprecio

muchas veces tan fingido,

casi siempre interesado,

petulante, burdo y triste.

doctorpoeta