¡UF!      

El dolor de cabeza es el motivo de consulta neuropediátrica más frecuente; los casos más comunes son los atribuibles a migraña y a la llamada cefalea tensional benigna, ambas con sus características diferenciales.

La migraña se presenta de forma súbita, a veces con aura (“se ve venir”) y otras de aparición espontánea; la frecuencia e intensidad, son variables; afecta generalmente a un lado de la cabeza y el dolor se percibe “como asociado a latidos” (pulsátil). Se describen casos familiares (base genética).

La cefalea tensional es opresiva (sensación de “tener apretada la cabeza”), no suele localizarse en una mitad de la cabeza, sino “en toda ella”; no existe aura ni es pulsátil. Generalmente es síntoma de estrés (esfuerzo escolar, ansiedad, fatiga)

La llamada cefalea “en racimo” es rara en Pediatría, aunque se suelen ver casos en VARONES mayores de 10 años; el dolor es alrededor del ojo, suele ser en un lado, muy fuerte, de hasta tres horas de duración; la conjuntiva se muestra muy roja e inflamada, la pupila contraída, lagrimeo intenso, nariz congestionada, “chapeta” y mucho sudor. Requiere asistencia en urgencias.

Otras formas de presentarse el dolor de cabeza que pueden ser orientativas:

El dolor continuo, sin intervalo, progresivo, podría estar relacionado con patología cerebral inflamatoria o tumoral.

La cefalea matutina y/o durante el sueño, podría estar relacionada con hidrocefalia y/o hipertensión intracraneal.

La cefalea febril, aparece y desaparece con la fiebre.

Dr. Antonio C. Rodríguez Armenteros