¡Diantres!¿Verdadera es la versión?

Es del todo irrefutable; el pirata y su valor no pudieron resistir a la zozobra y embate, agarrados al madero de lo imposible. En romántico arrebato, parece que se soltaron y después de morir ahogados, en fondo del mar, yacen. El sepulcro es de coral; si lo quieren ubicar, miren allende las olas, en la línea cielo-mar, donde cantan las sirenas; ¿cantan todas?; no, no; por Dios, callad: ¡oíd la caracola porque sólamente una es la que, muriendo, llora!

Y, Colorín Colorado…

doctorpoeta