No dispongo de escalera

para, a Saturno, subir

pero, anoche, tuve un sueño:

Jugando con las estrellas,

vi una pelota tremenda,

con anillos decorada

y hacia ella, quise ir;

los anillos, que giraban

a mi llegada, lucieron,

para que no me perdiera

y de un salto, sobre ellos,

jugué, por vez primera,

con esa pelota tan bella.

doctorpoeta