Yo volveré Dios mediante,

desde Jaén a Granada

a que me miren sus calles

y los sueños de la Alhambra;

a indemnizar mi nostalgia de

Lunas Sacromontanas;

tú me contarás los mitos que,

aun guardan sus entrañas,

sentada en San Nicolás,

donde el Darro huele a agua;

donde un alma de gitana,

baila a la puesta del sol

la «media» de mi guitarra.

doctorpoeta