O SE AMA A TODO EL MUNDO

O NUNCA AMAREMOS A ALGUIEN

Panacea del sufrimiento

que resurge por el orbe

y pone alma en la proeza;

desde el alba hasta el ocaso,

el amor va patrullando

y con su entrega y ofrenda

va, a las gentes, consolando;

fluye alto y allá otea

pero baja y mira cerca:

al odio y a la vil hambruna,

que rebuscan por basuras,

los nutre con dulce néctar

y restaña su amargura.

doctorpoeta