Otra primavera,

que, el tiempo, nos presta:

Imitad a la rosa que abre,

al jilguero que canta;

a la hierba del valle,

donde, amores, se abrazan.

A las noches traviesas,

que mueven la savia;

al intenso vivir emociones,

sin tregua ni pausa.

¡Que el verano se acerca

y el calor nos aplana!