¡BUENOS DIAS, MANCHA REAL!

MI CORAZÓN ME PIDE ENVIAR, CON SU LATIDO, UN POCO DE ROMANTICISMO. TRATÁNDOSE DE MI PATRIA CHICA, DE LA QUE ME ENAMORO EN CADA INSTANTE, ME SIENTO EL MAYOR DE LOS ROMANTICOS:
SOY CHOVINISTA EXALTADO: DESDE MI LADO SENSIBLE, POR NOSTALGIA Y, DESDE MI LADO IMPASIBLE, POR ORGULLO.

Mi Manchuela, noble y bella,
me fascina al recordar;
los olivos te abanican
esparciéndose la brisa
desde el Puerto,
hasta llevar:

Fresquito a tus calles rectas,
aroma a menta y pinar,
el aliento a la besana
y el repique de campanas
de la Iglesia de San Juan.

Antonio C Rodríguez Armenteros