COLOR ESMERALDA

Hoy descubro un día oportuno, aprovechable y rotundo; lijar la obscenidad de las palabras y dar imprimación a la frase para que no se oxide su alegato al amor, es mi máximo empeño. Así el discurso, pretendidamente aseado, podría transmitirse como llamada urgente a la solidaridad, desde el sentimiento, hasta los lugares donde la ilusión aguarda y, con mucha más prioridad, allá donde se pudiera estar perdiendo la esperanza.

doctorpoeta