Como tú eres el amor,

me acomodo, no me enfrento;

no hay demanda en mi aposento,

ni tampoco en cualquier sitio,

porque te abrazas y besas

solamente con tu cuerpo

y regresas de vacío,

cuando dejas el espejo.

doctorpoeta