Feliz estiramiento

Aprovecho una tregua en la pereza para ver a Dios en la sensación de sentirme útil y en la firme decisión  de saludaros con un beso.

¡Afrontad con ilusión la  realidad de otro día que, ¿por qué no?, podría ser crucial!

doctorpoeta