SUAVE BAÑO DE SOL
¡Ah del mar!: Un inmenso alegato
a bramidos.
¡Ah del cielo!: Un eterno fiscal
en silencio.

¿Hay acuerdo?
En la línea lejana, ¡parece!…

¡Voy allá a escribir un soneto!

Pues, ¡sal ya,
porque pronto anochece!

¿Qué más da? …

Si mi barca, se pierde,
en su busca, la Luna saldrá,
con la cara que siempre
se enciende.

doctorpoeta