¿QUÉ TAL SI HABLAMOS UN POCO DE PEDIATRIA?

                 Los niños diagnosticados de asma crónico, proceso diferente de la bronquiolitis, del que ya nos ocuparemos en otro momento, deben de practicar deporte y lo contrario, sería contraproducente para su calidad de vida y para la evolución de su enfermedad. Importante es el consejo sobre la elección de la modalidad deportiva a elegir. Debe evitarse el sobreesfuerzo continuo y prolongado como el que se desarrolla  en atletismo y fondo, así como los que requieren gran actividad muscular, como ciclismo, remo, culturismo. Recomendables son aquellos  que, permiten, intermitentemente, periodos de actividad-reposo, como la natación no competitiva y todos los deportes de grupo.

                 Para prevenir el asma de esfuerzo, aún en las modalidades de menos riesgo, es importante inhalar varios puf de SALBUTAMOL de 15 a 30 minutos antes de iniciar el ejercicio.

                  Si, a pesar  de dicha prevención, aparece un ataque de asma, durante el ejercicio, se debe utilizar otro broncodilatador, llamado SALMETEROL, eficaz durante un tiempo, más prolongado.

                  Concluyo, animando a mis amiguitos-as, asmáticos-as, a que, para su calidad de vida,  incluyan a la actividad física como una gran aliada para sobrellevar su enfermedad. No olvidéis llevar siempre en las bolsas, SALBUTAMOL Y SALMETEROL

                  Un fuerte abrazo y que el verano, sea para todos inolvidable. De sobra lo tenéis merecido.

                   Antonio C. Rodríguez Armenteros