!MANTENTE ERGUIDA VENECIA

QUE EL MUNDO SE VA CONTIGO!

Que se sumerjan las dudas

y San Marcos esté conmigo;

¡resiste, por Dios, resiste

que el milagro está al llegar!

La mar sorprende al arrullo

y, entre las mesas vacías

veo las palomas llorar

con los gondoleros mudos

¡Ponte en guardia, no te hundas!

que alientan tu valentía

las rimas de Casanova,

y los lienzos de El Tiziano

que, excitado, sugería

cubrir sus cuadros con lonas

¿Habrá que salir nadando?

El puente cerró sus brazos

para el vial de salida;

bajando desde Rialto,

un canto de mandolina

es pañuelo de mi llanto,

motivo del gondolero

y arreglos para el adagio

que Vivaldi, componía.

Antonio C. Rodríguez Armenteros