TRAGICOMEDIA

Otra mañana que traslado, a lo usual, 

lo que  soñé:

¡Ambicionar!  ¡la  tragedia de tener!

y al despertar, ya comienzo a reponer

el ¿qué voy a hacer? ¿podré llegar’

¿lo lograré?

Será mejor una comedia que proponga

buen humor

porque la «fiebre» del yo ser, del yo estar,

sube, en «agujas», sin que haya  vuelta atrás,

pues la avaricia, maléfico tumor,

se embarca en la corrupción 

¡Un tesoro es mi mujer, que me prepara

el café!

doctorpoeta.