REO: EL MODELO SOCIAL

Olvidas que fuiste engendro

de un cuerpo que te dio a luz,

y un alma que te dio aliento.

Ahora, en tu juventud,

decides tapar  tu rostro,

arruinarme el monedero

y esconderte a mi tormento;

¡Te podría desheredar!

Celos siento y, también,

disgusto tengo,

aunque sabes que te quiero

y nunca dejaré de hacerlo;

el depravado eres tú

y estás llevando una cruz…

¡Saco fuerzas de flaqueza

para ser tu cirineo!

Doctorpoeta