En mi interés por “bucear” en la patogenia de las lesiones inflamatorias que provocan los síntomas de la infección por el Covid-19, se centra mi atención, en la bilateralidad, en muchas ocasiones bastante SIMÉTRICA de los infiltrados pulmonares y su curiosa correspondencia con los eritemas cutáneos, que aparecen con predilección en zonas dorsales de dedos de manos y pies, igualmente de distribución bilateral y SIMÉTRICA

Las imágenes radiológicas de las neumonías infecciosas, aunque también bilaterales, suelen ser preferentemente UNILATERALES, y distan, casi siempre de tener una distribución simétrica.

Tal circunstancia me lleva a pensar en que el tipo lesional de los eritemas cutáneos, podría ser equivalente al de las lesiones pulmonares y al de las halladas en otros órganos como hígado, bazo o riñon aunque con las peculiaridades propias de su localización.

Es sabido que los infiltrados pulmonares ALVEOLARES, no son siempre de causa INFECCIOSA, sino que pueden aparecer en otras patologías, caso del pulmón reumatoide o el  de un caso que me llama poderosamente la atención: LA HEMOSIDEROSIS, producida por el asentamiento de macrófagos cargados de hemosiderina, reservorio de ferritina.

Recuerdo en una exposición anterior que aludí a la importancia de la determinación del DIMERO D, para confirmar o excluír la concurrencia de tromboembolismo; también recalqué que, en los tejidos inflamados, la degradación de la hemoglobina provoca el incremento notable de la ferritina en sangre y el deterioro del aporte de oxígeno a los tejidos  (HIPOXIA), que a su vez, generaría más inflamación instaurándose un circulo vicioso cuyo alcance dependería de la carga viral (macrófagos) del tejido afectado y de la idiosincrasia de las personas.

En las lesiones cutáneas y, en cada una de las localizaciones, por el mismo motivo, la HIPOXIA, sería el agente generador de la reacción  inflamatoria, en mayor o menor grado.

En conclusión y sin otro ánimo que no sea otro de aportar algo en esta LUCHA, en los protocolos de tratamiento que, con seguridad, ya se está teniendo en cuenta, creo de bastante importancia la aplicación, además de ANTIINFLAMATORIOS (CORTICOIDES, INTERLEUKINA, INTERFERÓN, etc) si están altos la FERRITINA Y LOS PARÁMETROS DE INFLAMACIÓN; HEPARINA, si está alto el DIMERO D; OXIGENOTERAPIA, con control riguroso de gases Y REPOSICIÓN DE LA  Hb (HEMOGLOBINA) INCLUSO CON TRANSFUSIONES, si fuera necesario.LA ANTIBIOTERAPIA, SI  SE CONFIRMAN INFECCIONES BACTERIANAS OPORTUNISTAS, ES IMPRESCINDIBLE.

AFECTUOSAMENTE DESDE LA HUMILDE VOCACIÓN QUE SIGUE PONIENDO EN GUARDIA A UN MÉDICO JUBILADO.

Antonio C. Rodríguez Armenteros