REFLEXION DESDE LA MERIENDA

No hay lenguaje más universal ni sintaxis, más explícita, que una mujer, cuando baja los ojos y cuando los eleva.

doctorpoeta