La necesidad más acuciante del alma humana es sentirla rebosante de aprecio. Por ello me esmero en resetear, a diario, la existencia.

doctorpoeta