¡Bueno! Sobrenado en el domingo que, esperado desde el lunes, parecía no llegar; aunque poco es de importar porque no es, ni más ni menos, que otro día que viene y va: el lunes lo va a empujar y a la jefa sonreiremos.

doctorpoeta