EPÍLOGO : HACIA LA ALCOBA, ¡FELIZ DESCANSO!

Intento ser juglar del amor, pero ni la pluma puede expresar, ni la mente abarcar, lo inmenso de su grandeza. Sólo el corazón, lo siente, y el alma, lo saborea.

doctorpoeta