¡Vuelvo a asediarte, mi mar!

 rugen, con rabia, tus olas,

que me salpican de sal;

lágrimas me han se saltar,

porque me muero al pensar

que mi sirena, está sola.

doctorpoeta