EVITEMOS EL SINDROME DEL NIÑO SACUDIDO

Se da siempre en menores de 3 años y de ellos, con más frecuencia, en menores de 12 meses. La sacudida es un movimiento brusco, inesperado por el propio niño, por el que su cabeza sufre vaivenes violentos como consecuencia de la ira del progenitor-cuidador como represalia, generalmente, al llanto inconsolable. 
Se describen, como consecuencia de estas peligrosas prácticas, casos de hemorragias y hematomas intracraneales así como hemorragias en la retina, con posibilidad de secuelas neurológicas y visuales.
Doctorpoeta.