De nuevo otro despertar en que, al alma, le «flipa» distinguirse:

Cuando el cuerpo ya funciona, hoy se queda rezagada, sigilosa y reservada, atrapada en ella misma.

Buenos días doctorpoeta