ORTO 

Con firmeza y decidido

para latir y soñar

se activó mi corazón,

que la aurora está al llegar;

mantendrá su ritmo alto

a la salida del sol,

cuando entre, iluminando,

beso y flor en un renglón.

¡Se abre un claro, quiso Dios,

y solícita, mi mano,

transcribiendo, está al dictado:

dos suspiros, un te quiero,

también un morir de amor,

prohibido decir “lo siento”…

y tomar Su Nombre en vano!

doctorpoeta