Me libera un día ventoso

y, al sacudirme, me inquieto:

¡voy… vengo,

voy volando y no me tengo!

y, en una racha impulsiva,

como una mota, me pierdo…

¡Joder!

¡Prefiero quedarme preso!

doctorpoeta