BUENOS DÍAS

Quiero ser la alarma de tu reloj porque he de vivir en ti, sólo en ti, desde el despertar. Intrusa en tu alma pretende ser la mía. Mi deseo  prevalece sobre mis otras ansias, que podrían ser equívocas y vanas. En la oscuridad de tu silencio, desde mis entrañas, resuena este grito: ¡te amo y a ti sólo necesito! Como el ciclón busca la brisa, tras haberla sacudido, así la dulce tesitura de mi pasión, después de que la bebiste amarga, hoy reclamando tu perdón, te grita: ¡te amo, mi bien, te amo y a ti sólo necesito!

doctorpoeta