Nada en el mundo otorga más que los callados ojos de una mujer tanto cuando los baja, como cuando los eleva.
doctorpoeta