Si quieres que sea tu norte,

hacia ti, va mi velero;

ya es de noche, te he esperado

y como aún no has llegado,

rápido, embarca mi anhelo.

Al timón van mis latidos;

suspiros, ventean las velas

y avanzando mar adentro,

¡moriré por encontrarte

para que sigas mi estela!

doctorpoeta