CON EL DESTELLO ALUCINANTE DE TUS OJOS

Más que un cielo es tu mirada

que hipnotiza mi pluma

e, inspirada,

busca rima a tu imagen de ensueño.

¡Por mi alma (toda entera),

acerca tu anhelo a mi sueño

para así, darle vida  a otro verso

con la fuerza de la primavera;

es que tú, me miraste primero!.

Veo y acierto

al rimar  “corazón” con  “suspiro”,

pero entorna los ojos tu beso

y en tinieblas me quedo,

escondido  su verde tan vivo.

Y los abres;

 las estrofas renacen,

como himno del alma a tu cuerpo,

a tus labios carnosos abiertos,

a mi anhelo saciado en tu sueño

y a tu empeño, atrapado en el mío…

¿Podría ser amar encontrar la palabra que buscaba, completar una estrofa que me falta y gritar en el poema «¡yo te quiero!»?

doctorpoeta