Todo es cordura en los sueños, ergo, nunca precisan de acuerdo; disloque en las pesadillas y odio y guerra, su contexto.

¡SOÑEMOS TODOS DESPIERTOS!

Soy mercader de jazmines,

de palomas mensajeras;

de guirnaldas de amapolas,

de claveles y azucenas.

Voy gritando en las esquinas,

la oferta que siempre llevo:

canto, con fuerza, un reclamo

para que llegue hasta Dios:

¡Por un beso, dos claveles,

por un guiño, un amapol!

¡Cedo una rama de olivo,

a cambio de una ilusión!

Está en venta una paloma,

rebajada de ocasión;

porque la lucha es muy larga…

¡sin visos de solución!

Tiene el buche desplumado,

triste y coja, valga Dios,

ni bebe, ni come grano,

y su arrullo, silenció.

Lucharemos sin descanso,

mitigando tanto horror…

¡Albricias, se consiguió!

Planeando en vuelo alto,

un arrullo de paloma

con su pancarta anunciando

que se vende mi jardín…

¡Todo el género vendí

el mensaje causó impacto,

¡El medio alcanzó su fin

y mi negocio ha cerrado!

doctorpoeta