Con la risita fingida que, en política, se exhibe ( también en la vida misma) el esperpento se ostenta; también un cinismo cruel, pues querrían dar a entender que «jodiendo» siempre están, cuando es, en realidad, que los «jodidos» son ellos.

doctorpoeta