LA IMPLACABLE ADICCIÓN

Mi bien: ¡No sabes bien lo que te pierdes sin «pringarte» en aquella sublime travesura de tus juegos!. Te has colgado una cadena, muy pesada,descarada y consentida: la llaman tecnología (¿quién diría?), que te traba a cada paso, que te absorbe y paraliza, que te arroja de tu mundo, a un submundo que esclaviza.
Padre, madre, ¿daríais a vuestros hijos, pastillas de anfetamina?

Dr. Antonio C. Rodríguez Armenteros