¡Oh!

Dulce orgásmica del alba,
que al ir avanzando el día,
se acalla por el jaleo,
de la vida, que se irrita;

languidece, desafina,
como un ripio en la poesía
y se ahoga en el bochorno,
del frío silencio que grita.

doctorpoeta