Yo ya no hablo, ¡pues no se estila!

pero escupo las palabras por la boca,

arrojando, en estribor las comedidas

En respuesta al improperio

que me endilgan,

desde popa, desde proa,

o también desde babor, que son más

“lindas”,

recito tacos, o bien me cago

por afín genealogía

pues ya es sabido, que el verbo departir,

ya desfasado,

ha sido puesto en la picota.

doctorpoeta