Dos personas, con lazos afectivos, deben asumir que, en ambas partes, hay profundidades que no se pueden ni se deben explorar, porque están blindadas en la intimidad de su existencia.

Antonio C Rodríguez Armenteros.