Cuando sólo veo tus ojos, requiero de la memoria que recomponga aquel rostro de facciones prodigiosas, las sentencias de tu boca, tus palabras tan hermosas y, los besos de tus labios, dulces vacunas en gotas.

doctorpoeta