VITAL AUNQUE SUFRIDORA

La palabra, inerte como el papel, cobra vida injertada en la rama frondosa de un verso: habla, rima, canta, sueña, ríe, llora…

Cuando se siente segura ¡la hiere la ortografía! y cuando menos lo espera, ¡la mata una tachadura!

doctorpoeta