Los padres y las madres, pueden ser analistas de su propio carácter, mirándose en el de sus hijos, a veces humillantes cuando observan sus propias imperfecciones reproducidas en sus descendientes, otras veces, edificantes, cuando el espejo refleja una vida de sentimientos que emanan de la paciencia, la perseverancia, el respeto y el amor.

doctorpoeta