EL RIEGO DEL ALMA

Delicada cirugía con bisturí radical que, solícita, me aplicas y extraes de mi  corazón ese  trombo levantisco que le niega el riego al alma. ¡Oh, dulce forma de curar, bien aprendida y certera que, colocando un bypass, vuelve la vida al destrozo, y se puede respirar!

¿Con un beso, he de pagar? ¡No!; más, más, más, muchos más, cientos, miles… Más que estrellas!

doctorpoeta