FANDANGO

Molinos…

¡Parad las aspas molinos;

no aireéis, mensajes  tristes!

Pero, el viento, no ha querido

y ha llegado a mis oídos,

que nunca tú, me quisiste.

 Doctorpoeta