FISGONEAR POR LA UTOPIA

EXISTE LA MUJER; DESAPARECIÓ EL HOMBRE

Reflexiono sobre la respuesta a una pregunta que me viene al pensamiento. Si, por evolucionismo, desapareciera el hombre del orbe, ¿qué sería de la mujer?

Probablemente se ubicaría en un vergel, de simpar emplazamiento; acicalada, bien documentada, y gestionando con astucia, sus enseres y alimentos. Programando la jornada, para no perder el tiempo; de inmejorable presencia; con rebeca y con paraguas por si acaso cambia el tiempo, saca a pasear al perro. Tras una cena ligera y mimando a su gatita, se encamina a su aposento; antes de dormir, leyendo, canturreando baladas, poesía de pasión y ensueño o una novela de amor y una vez, vencido el sueño, una fantasía viviendo. Antes de salir el sol, con ilusión despereza, sin usar despertador y doblando el camisón, a la batalla se alista.

doctorpoeta