XY, XX Por la bioquímica de la afectividad, el hombre, primero desea y, después, ama.

¡Maravillosas enzimas que libera la mujer, por las que ama primero, para desear después!

Ama el hombre por entregas; la mujer, que se enamora, entrega su vida entera.

doctorpoeta