A UNOS PADRES

Florecerán las rosas tan sutiles a pesar de la escoria del parterre y la sombra de matas de espinos.

Acuciante es reponer de buena tierra,                                                                      los bancales donde crezcan las sonrisas;

que agua clara sea su riego,
que el limpio sol sea caricia                                                                                     y que el viento suelte azote y role a brisa.

Liberadas de cardos y pedruscos,
de crueldad, de terror y cieno oscuro,
el rosal dará su flor…

y con su aroma y color, se jactará de su fruto.

doctorpoeta