ESPEJO

Los progenitores podemos ser analistas de nuestro propio carácter, mirándonos en el de los hijos. A veces, nos provoca humillación si vemos nuestras imperfecciones reproducidas en ellos. Otras veces satisfacción, cuando el espejo refleja una vida de sentimientos transmitidos con cariño, respeto, paciencia, perseverancia e ilusión.

doctorpoeta