No todo pasó….

Y es que, después del momento,

se tiende a disgregación:

cada uno a ser muy suyo;

y los dos, a su cuestión.

¡Pero, en este caso, no!:

 él escribiendo un poema,

ella borda un corazón;

¡qué arte, el de dos amantes

que, tras sexo con pasión,

no han perdido ni un instante

y siguen haciendo el amor.

Doctorpoeta.